Hoi An y Ha Long, el lado relajado de Vietnam

[Vietnam, 18 al 26 de julio de 2011]

Antes de salir de Colombia conversando con nuestra amiga Andrea Arnau, David le decía: “Andre, ¿qué hago si me canso del viaje?” y ella le dio una respuesta fantástica: “Piensa que yo estoy aquí resolviendo miles de problemas y verás que se te pasa”, y justamente para no llegar a este extremo, aplicamos una táctica (que nos enseñaron otros grandes amigos y viajeros: Camilo y Juliana) que consiste, básicamente en no hacer nada de vez en cuando.

Puede sonar extravagante: ¿irse hasta Vietnam para no hacer nada? Pero es más extravagante pensar que los 217 días de nuestro viaje estemos haciendo un tour, visitando un museo o conociendo una atracción turística. Así es que de vez en cuando nos dedicamos a “vivir” en un lugar: vamos a cine, al supermercado, vemos televisión, nos sentamos en un café a ver la gente que pasa y David ya ha visitado un par de veces la peluquería.

Este fue nuestro plan en Hoi An, una ciudad en la parte central de Vietnam, al lado del mar. Otro motivo importante para estar allí era vernos con Mónica y Juan Pablo, en el único momento de nuestros 7 meses de viaje que coincidirían con sus 7 meses de viaje.

Hoi An es una ciudad con un centro histórico que evoca Villa de Leyva o Cartagena. Pequeñas casas, la mayoría pintadas de color mostaza, en las que se puede comprar casi cualquier cosa y muy especialmente trajes de paño o vestidos de fiesta, hechos a la medida en 24 horas. La oferta de restaurantes es bastante alta (así como los precios, comparados con el resto del país) y los postres son toda una delicia. La playa queda a 5 km del centro, distancia que se recorre placenteramente en bicicleta y en algunos bares la cerveza vale 3,000 dongs vietnamitas, unos 250 pesos colombianos.

Desde Ho Chi Minh City tomamos un avión hasta Da Nang y de allí un bus a Hoi An (media hora). En Hoi An nos encontramos con Mónica y Juan Pablo: qué alegría fue ese momento en el que los vimos bajarse del taxi, porque ellos ajustaron mucho sus planes para poder encontrarse con nosotros. De Hoi An podemos decir que conocimos varios restaurantes, caminamos las calles principales de un lado a otro, pedaleamos hasta la playa y nos tomamos allí un cóctel, trotamos hasta derretirnos, compramos fruta en el mercado, cruzamos el puente japonés y… Nada más. Prácticamente ni miramos la guía ni buscamos información. ¡Ah! también esquivamos las cucarachas que aparecen por todos lados en la calle al caer la noche.

Puente Japones

Lo más importante de los 4 días que estuvimos allí fue la oportunidad de compartir tantas ideas con nuestros amigos, escuchar sus relatos minuciosos del viaje (los que conocen a Mónica saben que le gusta “saborearse” las historias) y planear un poco los caminos por venir, ya que estaremos más o menos en los mismos países pero en diferentes momentos.

De Da Nang tomamos un vuelo hacia Ha Noi (la capital de Vietnam) y muy temprano al día siguiente nos recogieron de Halong Phoenix Cruices, la empresa que elegimos para visitar por 3 días Halong Bay.

Llegar a Halong City nos tomó casi 5 horas y en nuestro grupo venía (además de nosotros 4) una pareja de alemanes y dos parejas australianas. Del puerto tomamos un bote hasta el barco, al cual llaman “junk” lo que significa que es una embarcación estilo China, con muchos detalles en madera.

La bahía es impresionante. Hay cerca de 2000 islas que como pequeñas montañas emergen dentro del mar (imagínense la represa del Peñol pero a mayor escala y con islas más “redondas”). Por haber tantas islas el mar es muy calmado y hay algunas villas flotantes, inclusive con escuelas para los niños de la zona. Luego de un delicioso almuerzo, visitamos una gran cueva y después remamos en kayac por entre algunas islas. El kayac de David y mío tenía problemas y nos volteamos, el rescate fue muy divertido.

El segundo día hicimos un par de horas de kayac en la mañana y otro par en la tarde, pero en otra zona, recorriendo cuevas y diferentes islas. La mayoría de las islas son tan pequeñas y sus paredes son tan verticales, que sólo están habitadas por pájaros e insectos, en un concierto de sonidos envolvente.

Estar allí era como estar en un comercial de televisión. Un lugar absolutamente perfecto, relajante, muchas veces solitario… en un momento en el que íbamos remando le dije a David: es el lugar más lindo que he conocido, y él mencionó Torres del Paine en Chile y los parques naturales fe Botswana y yo pensé en el Camino Inca a Machu Pichu en Perú y en las montañas de Colombia, así es que probablemente sea uno de los 5 lugares más lindos que he conocido.

Monica y Juan Pablo remando en Halong Bay

Al tercer día subimos a un mirador en una de las islas, tuvimos una mini clase de comida vietnamita y regresamos a Ha Noi, felices de haber conocido este lugar y de haberlo compartido con Mónica y Juan Pablo.

Jugando UNO, Alex le gana a todos!

En Ha Noi no conocimos la ciudad porque al siguiente día debíamos regresar a Tailandia, antes de que se venciera la visa. Apenas caminamos un poco buscando la comida y nos llevamos la imagen de una ciudad enorme, densamente poblada, con millones (literalmente) de motos y mucha “vida” aún en la noche. Los que dicen que Nueva York es la ciudad que nunca duerme, no conocen las ciudades del sudeste asiático, aquí hay hasta agencias de viajes 24 horas.

Así terminamos nuestro viaje de dos semanas en Vietnam. Un país altamente estigmatizado, del que pensamos (muy equivocadamente) que sería una nación pobre y “atrasada”. Nuestro recorrido desde el sur (Delta del río Mekong), pasando por Ho Chi Minh City, Hoi An y Halong Bay nos deja grandes recuerdos de lugares hermosos, estilos de vida muy diferentes al nuestro, la desgarradora realidad de la guerra y un país que sorprende a cada minuto.


Te invitamos a suscribirte para que estés al tanto de todas las actualizaciones del blog:

Y a seguirnos en redes sociales:

  1. Responder

    Carolina

    David y Alex Gracias!!!! Estos ultimos han sido muy importantes para mi conocimiento general historico ahora que voy detras de ustedes!!! Ya tome nota de todo !!! Besos , buena suerte en lo que sigue!!

    1. Responder

      David P.

      Caro,
      No se vayan a perder dw Halong Bay. Después de conocer las paradisiacas islas de Tailandia, puedo decir que HB es mucho más impresionante.

  2. Responder

    Juan Pablo Velasxo

    Amigos! Qué relato tan delicioso y que bueno revivir a través de este post lo que fueron esos momentos de mutuo descanso en nuestros viajes. Ahora en China en donde tenemos jornadas de 8-10 horas de “trabajo” continuo, visitando un lugar y otro, llegando con los pies adoloridos de todo lo que caminamos, es cuando el “arte de saber descansar” toma un valor mayor ya que se corre el riesgo de recalentar mucho los motores. Los llevamos en el corazón y fue un placer compartir esos días con ustedes!!!! Pa’ lante

  3. Responder

    Mónica

    Qué emoción tan grande!! Qué maravilla de recuerdos! Indiscutiblemente, también es uno de los lugares más hermosos que he conocido. Siempre recordaré este lugar y la experiencia de haberlo recorrido con ustedes! Ahh! Ya descubrí porque hay tantas cucarachas en Hoi An, porque allá no se las comen como acá en China jajaja!!! Un abrazo inmenso!

  4. Responder

    gloria ines

    Hola buenos dias.

    Que sitio tan hermoso y como dicen ustedes, que imagen tan diferente a la que nos vendio la guerra en epocas pasadas. desde hoy cambio mi concepto, sin apartar lo que sufrio ese pueblo.

    1. Responder

      malaquita

      Gloria, me alegra que te hayamos transmitido una cara diferente de este país tan hermoso. Un abrazo y gracias por seguirnos tan atentamente. Alex

  5. Responder

    Alexandra

    Que hermosura de paisajes,se ve tanta tranquilidad,me alegra mucho que hallan compartido con Monica y Juan Pablo y lo hallan pasado tan rico,estan hermosisimos abrazitos.Gilma

  6. Responder

    Lina Paola Oyuela

    Que belleza de viaje, que fotos mas hermosas, los felicito por haber tenido la suerte de conocer a JuanPis y su esposa, JuanPis es una gran persona y no dudo que lo compartido fue maravilloso. Gracias por compartir con sus amigos esta bella experiencia!!! Felicidades en todo el resto de su aventura!!!!

  7. Responder

    Lina Paola Oyuela

    Felicidad y bendiciones!!!!

  8. Responder

    alejasalazarc

    cada cronica de ustedes me pone la piel de gallina….me encanta….. el arte de no hacer nada…. es una tecnica en la que tengo master… como dice Juan… tu no te aburres de mirar para el techo… jejeje ( no es tan literal … pero casi)

    1. Responder

      malaquita

      Así es Aleja, hay que darse el gusto de ir despacio en un mundo que cada vez nos acelera más! Un abrazo,
      Alex

  9. Responder

    jcleguizamon

    Acabo de ver este time-lapse que me acordó de esta entrada por aquello de los millones de motos y la vida nocturna, aunque el video no es en Ha Noi sino en Ho Chi Minh City:

Déjanos un comentario