Un día en Alejandría, el antiguo centro cultural del mundo

Alejandría – Egipto, 23 de septiembre de 2017

Desde El Cairo es relativamente fácil visitar Alejandría (a 220 km), la ciudad fundada por Alejandro Magno en el año 332 antes de Cristo, famosa por haber sido el centro cultural del mundo durante su época, hogar de la mítica Biblioteca y de El Faro, una de las 7 maravillas del mundo antiguo.

La Alejandría de hoy es una ciudad moderna y vibrante, de calles congestionadas, llenas de sonidos y olores, favorecida por la brisa marina y, aunque ahora es muy distinta a la que soñó en su momento Alejandro, sigue conservando un encanto único que atrae a turistas de todo el mundo.

Para visitarla se puede tomar el transporte público desde El Cairo, la opción más recomendada es el tren, sin embargo nosotros decidimos contratar un conductor que nos llevó durante un día a las principales atracciones ya que no teníamos mucho tiempo y los alojamientos en la ciudad, al menos hasta donde pudimos consultar en Booking.com estaban más caros que en El Cairo y tenían una calificación más baja. El conductor, por su parte, nos daba la oportunidad de hacer un recorrido bastante completo en un solo día y el precio nos pareció accesible (900 libras egipcias, aproximadamente US$50). Nuestra visita incluyó los siguientes lugares:

 

Catacumbas de Kom El-Shoqafa

Las Catacumbas de Alejandría reciben este nombre por ser unas tumbas similares a las existentes en Italia. Se trata de un complejo funerario, construido bajo tierra alrededor de los siglos I y II, compuesto por varios pisos de profundidad que, según se cree, fue en un principio una tumba privada y posteriormente un cementerio público. Los nichos están llenos de detalles en bajo y alto relieve y algunos carteles explican de qué se tratan, sin embargo no hay mucha información y no es posible tomar fotografías. El ingreso tiene un costo de 40 libras egipcias por persona y el recorrido toma aproximadamente media hora.

Entrada a las Catacumbas de Kom El-Shoqafa
Entrada a las Catacumbas de Kom El-Shoqafa

Columna o Pilar de Pompeyo

Esta columna de más de 20m de altura está llena de enigmas ya que hay dos versiones sobre su origen. Algunos afirman que hacía parte del antiguo templo de Serapeo y otros piensan que era uno de los pilares de la famosa Biblioteca de Alejandría, de hecho es posible visitar unas construcciones subterráneas cuyos nichos son considerados, por algunos, los antiguos estantes de los libros. La columna fue bautizada como Pilar de Pompeyo ya que se creyó que ahí estaba enterrado el general romano del mismo nombre. El lugar tiene algunos paneles explicativos (aunque la parte de la biblioteca la escuchamos de un guía y luego la leímos) y es interesante observar los detalles de la columna como tal: los diferentes materiales usados así como algunos jeroglíficos en su base. El ingreso tiene un costo de 30 libras egipcias por persona y el recorrido toma aproximadamente 45 minutos.

Biblioteca de Alejandría

Se afirma que la antigua Biblioteca de Alejandría fue en su momento la más grande del mundo, llegando a contener más de 900 mil manuscritos, sin embargo no hay evidencias concretas sobre su existencia y todo lo que se dice es fruto de unir diferentes referencias y de especulaciones. Sin embargo, la Biblioteca ha sido un símbolo muy importante para la ciudad y por esto se construyó un nuevo edificio, que buscando ser tan impresionante como el antiguo, se convirtiera en el templo del conocimiento de Egipto y, tal vez, del mundo. La inauguración se llevó a cabo en el año 2002, es una construcción de 11 pisos y tiene capacidad para 20 millones de libros. El ingreso tiene un costo de 70 libras egipcias por persona (para turistas), nosotros hicimos un recorrido de 2 horas, sin embargo la biblioteca alberga varios museos, un planetario y diferentes secciones en las que es fácil pasarse uno o varios días según los intereses de cada quien.

Fuerte de Qaitbey

También conocido como el “Citadel”, se trata de una fortaleza construida en el siglo XV como línea de defensa de la ciudad. Está ubicado en lo que antiguamente era la isla de Faros (hoy en día unida a la ciudad a través de un puente), allí se construyó la primera edificación iluminada con el objetivo de alertar sobre la ubicación de la costa, dando nombre a la palabra “faro”. La construcción consta de varios niveles, en cada uno de los cuales se observan las habitaciones utilizadas por los militares para almacenamiento, defensa o descanso. No hay muebles así es que se recorren los corredores y cuartos vacíos, sin embargo está llena de detalles en las paredes, techos, ventanas y pisos. En el exterior está rodeada por una muralla que ofrece una excelente vista hacia la ciudad. El ingreso tiene un costo de 30 libras egipcias por persona, el recorrido toma aproximadamente una hora, incluyendo la fortaleza, los jardines exteriores y la muralla.

Nuestro día finalizó con el recorrido de regreso a El Cairo. Alejandría nos pareció una ciudad encantadora, que amerita un poco más de tiempo para quien pueda permitírselo, en nuestro caso la opción del conductor nos permitió movernos fácilmente de un lugar a otro y así optimizar el tiempo. El único punto negativo para nosotros fue el momento del almuerzo, ya que el conductor nos llevó a un restaurante para turistas en el que el plato más barato valía US$20. Luego de negociar un poco conseguimos un plato más barato pero la cantidad de comida era poca, así es que finalmente no tuvimos una buena relación costo beneficio. El conductor lo contratamos directamente en Freedom Hostel, nuestro alojamiento en El Cairo.

 

Te invitamos a suscribirte para que estés al tanto de todas las actualizaciones del blog:

Y a seguirnos en redes sociales:

Déjanos un comentario