La ciudad convertida en piedra

Nápoles, 14 al 16 de julio de 2017

Mucho se ha escrito de la erupción del volcán Vesubio, sin duda uno de los acontecimientos geográficos de la antigüedad mejor documentados y de alguna manera más cercanos, gracias al descubrimiento de varias ciudades que quedaron sepultadas por la lava o las cenizas. Sin embargo, para mí era difícil de imaginar su magnitud hasta que visité el lugar por primera vez hace algunos años y en esta segunda oportunidad pude descubrir algunos detalles que había olvidado u omitido.

Decidimos quedarnos 3 días en Nápoles, uno de los cuales dedicamos a Pompeya. Nápoles es una importante ciudad portuaria de Italia, ligada a la historia marítima del país, sin embargo desluce frente a otras ciudades italianas, las construcciones en gran parte están descuidadas, las calles sucias y el sistema de transporte es menos eficiente. Recorrimos su centro histórico y el malecón y aprovechamos para probar la auténtica pizza napolitana que definitivamente es una delicia.

Algunos lugares del centro histórico

La pizza napolitana, a nosotros nos encantó, es menos crocante y con más salsa (para mí tiene forma de corazón ¡qué delicia!)

El malecón

Pompeya se encuentra a 25km kilómetros de Nápoles. La recomendación es ir temprano, en especial en verano, para evitar el calor del medio día y la avalancha de viajeros de cruceros. Es posible hacer el recorrido con un guía o con audio día, sin embargo en nuestro caso pedimos un libro en el centro de visitantes que explicaba las diferentes construcciones y con este organizamos nuestra visita. Es ambicioso intentar recorrerlo todo, y posiblemente para quienes no somos expertos es aburrido, así es que vale la pena dedicar unos minutos a entender lo que se puede ver y enfocarnos en esos puntos clave.

Si bien Pompeya es el lugar arqueológico más grande que dejó la erupción del volcán Vesubio en el año 79, no es el único vestigio de este acontecimiento. Cerca de allí se encuentran Herculano, Oplontis y Boscoreale lugares que se dice están mejor conservados e ideales para quienes tengan más tiempo para conocerlos.

De Pompeya hay muchas escenas que impresionan como la sofisticación de la ciudad considerando lo antigua que es, esto se puede apreciar en la planeación de las calles, los lugares que servían como espacios públicos e inclusive los jardines. También es emocionante estar a pocos metros de pinturas que fueron realizadas hace un par de milenios y que aún se conservan, o de los mosaicos que sirvieron de decoración a elegantes mansiones. O apreciar con asombro los cuerpos petrificados de quienes al huir fueron atrapados por la lava y las cenizas y quedaron conservados para siempre, se estima que más de 20 mil personas murieron.

Cerca de Nápoles también se puede visitar Sorrento, este recorrido lo hice en un viaje pasado y es una ciudad sobre un acantilado desde la cual se puede ver Nápoles, el Vesubio y Capri, así como otros lugares de la Costa de Amalfi.

Visitar Pompeya por segunda vez fue tan emocionante como la primera. A veces pensamos que no vale la pena repetir un destino pero siempre encontraremos detalles que habíamos pasado por alto la primera vez o tendremos nuevos ojos para descubrir lo que anteriormente no habíamos visto.

Te invitamos a suscribirte para que estés al tanto de todas las actualizaciones del blog:

Y a seguirnos en redes sociales:

  1. Responder

    Juan Martinez

    A mí me gusta mucho la pizza. Que bien saber que tengo la esperanza de probar un día la auténtica napolitana 😉 Gracias por esta información detallada. Me motiva ir y conocerlo en persona

    1. Responder

      Alexandra Castrillón

      Nosotros también amamos la pizza y esta definitivamente está en el top de nuestro corazón y estómago 🙂

Déjanos un comentario