Guía para viajar a Madagascar por tu cuenta

Madagascar, 2 al 16 de septiembre de 2017

La Isla de Madagascar, en la distancia que nos aporta el tiempo, merece que la mire con otros ojos. Visitamos este país del Sur de África durante dos semanas, en busca de todas esas especies endémicas que lo hacen único, y con el pasar de los días mis sentimientos de asombro se mezclaban con un ansioso deseo de irme rápido de allí, de dejar atrás las pequeñas cosas que me hacían sentir incómoda, pasar al fin la página y dejarlo solo en el recuerdo. Ahora, casi un mes después, luego de dedicar varias horas a ver las hermosas fotografías que tomamos y recorriendo en la memoria tantas experiencias felices, en perspectiva siento que fue un destino interesante, aunque difícil para viajeros independientes como nosotros. Si estás pensando en visitar la isla por tu cuenta, te compartimos la información necesaria para que saques el máximo provecho de tu viaje.

Visa de Madagascar

El país otorga la visa a la llegada (visa on arrival) para la mayoría de las nacionalidades. En el aeropuerto se va pasando por diferentes taquillas en las que se elige la duración de la estadía que puede ser hasta de 90 días (de esto depende el precio), se paga el importe apropiado, se declara el estado de salud con un formulario, se entrega el pasaporte para verificación y se recibe la visa ya emitida. En nuestro caso tomó aproximadamente 40 minutos y, a pesar del caos aparente, todo funciona relativamente bien. El costo de la visa de 30 días es de US$20 por persona.

Durante nuestra estancia en el país la policía, en controles de carretera, nos solicitó los pasaportes para verificación en un par de ocasiones.

Cómo moverse por Madagascar

Madagascar es la cuarta isla más grande del mundo, tiene una extensión de más de 2,000 km de norte a sur y de cerca de 500 km de oriente a occidente, lo cual hace necesario planear muy bien la ruta ya que las distancias son largas, la aerolínea local (que tiene el monopolio) goza de una mala reputación por vuelos demorados y cancelados, y las carreteras en algunas zonas están en muy mal estado.

Ante este panorama, y considerando que la población local casi no habla inglés y solo algunos hablan francés, la mayoría de los turistas optan por contratar un conductor con vehículo que los lleve a los diferentes destinos. Esta alternativa, si bien facilita considerablemente el transporte y es conveniente en cuanto a la flexibilidad, también representa un costo importante. Nosotros decidimos hacer la mayoría del recorrido por nuestra cuenta usando transporte público ya que es una forma de estar en contacto con la realidad del país y apreciar sus paisajes.

El transporte público principalmente son mini buses, llamados taxi brousse, los cuales hacen recorridos regionales. Se toman en una terminal, de las cuales puede haber varias en las ciudades grandes según el destino, y no tienen un horario fijo, salen en el momento en que se llenan. Nuestra recomendación es siempre empezar el viaje temprano ya que hay mayor probabilidad de que se complete el cupo rápido y, ante cualquier eventualidad en la carretera, hay menos probabilidad de que nos coja la noche en el camino.

Los mini buses son relativamente cómodos (infinitamente mejores que los que tomamos en países como Malaui o Mozambique) pero los llenan al tope, el equipaje va en el techo, compartiendo espacio con muebles, bultos de comida y hasta animales.

Los precios varían mucho, nosotros lo que hacíamos era informarnos con el hotel sobre el costo de la ruta para negociar ya que siempre nos pidieron un valor superior al que pagaban los locales, sin embargo el costo promedio era de 1,500 Ariari por hora (aproximadamente US$0.5).

Tomamos un vuelo en la ruta Antananarivo – Toliara con Air Madagascar que salió a tiempo y sin ningún inconveniente.

Itinerario para viajar por Madagascar

Este fue nuestro recorrido de dos semanas, estuvo bastante apretado, moviéndonos cada dos días, lo que creo contribuyó a mi sensación de cansancio en el país. Hacerlo un poco más lento sería mejor, sin embargo los atractivos de cada lugar en general pueden visitarse en un día.

Nuestra elección fue recorrer el país desde Ifaty hasta Antananarivo por la ruta N7, con una distancia de casi 1,000 km, sin embargo para hacer el recorrido una sola vez por tierra comenzamos viajando desde la capital hasta Toliara en avión, al hacer este tramo al inicio minimizamos el riesgo asociado a que nos cancelaran el vuelo o se retrasara. Después de hacer este recorrido visitamos desde Antananarivo, también conocido como Tana, la reserva de Andasibe hacia el oriente.

  • Día 1: llegada a Antananarivo
  • Día 2: vuelo a Toliara y taxi a Ifaty
  • Día 3: Ifaty reserva Reinala
  • Día 4: Ifaty
  • Día 5: taxi brousse a Ranohira
  • Día 6: Parque Isalo, noche en Ranohira
  • Día 7: taxi brousse a Ambalavao
  • Día 8: Reserva Anja, noche en Ambalavao
  • Día 9: taxi brouse a Ranomafana
  • Día 10: Ranomafana
  • Día 11: taxi a Fianarantsoa y bus a Antananarivo
  • Día 12: taxi brouse a Andasibe
  • Día 13: Andasibe
  • Día 14: taxi brouse a Antananarivo
  • Día 15: salida del país

 

Ifaty

 

Ifaty
Ifaty

A 30 km de Toliara esta zona sobre el canal de Mozambique es muy apreciada por tener la cuarta barrera de coral más extensa del mundo, así es que nuestro plan era hacer snorkeling y buceo, sin embargo el viento no fue favorable y en los centros de buceo nos recomendaron no hacer las inmersiones ya que no veríamos nada.

Estuvimos 3 días en esta extensa pero estrecha playa, descansando, evitando la avalancha de vendedores y visitando uno de ellos la reserva Reniala donde vimos una gran cantidad de baobabs, pájaros, reptiles e insectos.

Aprendimos que los baobabs no son árboles ya que sus troncos están hechos de fibra y no de madera. Son plantas que soportan muy bien la época de sequía, los más antiguos de Madagascar tienen hasta 1,600 años y pueden sobrevivir inclusive a los incendios, por esto se consideran una planta que nunca muere. En cuanto a los animales que vimos la mayoría eran endémicos de la isla pero “parientes” de especies que se encuentran en otros lugares solo que a partir de alguna pequeña variación genética ya se consideran endémicos.

  • Alojamiento: Villa Maroloko
  • Visita a Reniala: 90,000 ariari los dos (aproximadamente US$31)

Isalo

Isalo
Isalo

Este parque natural es famoso por sus cañones y formaciones rocosas. Nosotros hicimos base en la población de Ranohira desde donde contratamos un guía en la oficina del parque e hicimos un recorrido de 6 horas. Fue aquí donde empezamos a ver la dura deforestación del país, se dice que el 80% del bosque primario fue talado y la primera parte de nuestro recorrido transcurrió entre formaciones rocosas y arena.

Algo que nos llamó la atención en este parque y que después vimos en otros lugares son las tumbas “definitivas” en cuevas aparentemente inaccesibles en las montañas. Según nos explicó nuestro guía, la tradición antiguamente consistía en enterrar a los muertos en una tumba temporal, en un cementerio similar a los nuestros, y después de 5 a 7 años trasladar los huesos a estas tumbas definitivas a las que se accede con técnicas de escalada.

La parte más espectacular de la caminata estuvo al final cuando recorrimos un cañón por el que corre un río que está protegido por una densa vegetación. El cañón termina en dos piscinas naturales, la azul y la negra, donde los más aguerridos pueden darse un baño en el agua helada.

En esta zona también tuvimos nuestro primer encuentro con los lémures, los animales más únicos de la isla (famosos por el Rey Julien de la película animada Madagascar). En solo unos minutos vimos lémures cafés, blancos y de cola anillada. Como pudimos comprobar al conocer más especies de esta familia, los lémures son muy diversos entre si, los hay de diferentes colores, tamaños que van desde los 30 gramos hasta los 10 kg, hay nocturnos y diurnos, carnívoros y vegetarianos, monógamos y polígamos… en fin una variedad como pocas.

  • Alojamiento: Chez Alice
  • Visita Isalo: 255,000 ariari (aproximadamente US$88)

Reserva Anja

Nuestro siguiente destino fue Ambalavao, lugar desde donde se puede visitar el Parque de l’Andringitra el cual estaba cerrado ya que algunos turistas habían sido asaltados recientemente en su campamento. Como alternativa se puede hacer una caminata al cerro Camaleón (de 2 ó 3 días) o visitar la reserva Anja. Nosotros optamos por esta última opción dado nuestro ambicioso itinerario y el poco tiempo que teníamos. Como en todas las zonas protegidas del país la visita se hace con un guía, quien nos mostró la ruta, las cuevas funerarias, la vegetación y la fauna de la zona.

Rutas en la reserva Anja, nosotros hicimos la "D"
Rutas en la reserva Anja, nosotros hicimos la “D”

Elegimos la caminata de 6 horas que comienza visitando algunos pequeños caseríos después de los cuales se asciende a la montaña “Three sisters” para finalmente descender a la reserva Anja. En esta oportunidad contratamos a Bruno como guía, quien fue recomendado por el hotel donde nos quedamos.

La caminata fue muy agradable y la vista desde la cima muy bonita. En el camino visitamos una de las villas donde decenas de niños se acercaron para pedirnos dulces, quisimos llevarles algo diferente pero Bruno nos dijo que era lo que siempre les llevaban y se sentirían desilusionados si les llevábamos otra cosa.

En la reserva vimos el primer camaleón y un par de familias de lémures de cola anillada. Esta reserva no hace parte de los parques naturales del país, es una iniciativa privada que ha permitido generar ingresos para la comunidad local a través del turismo, frenando así la destrucción del hábitat de los lémures y garantizando su protección.

  • Alojamiento: Residence du Betsileo
  • Visita a Anja: 120,000 ariari (aproximadamente US$41)

Ranomafana

Para llegar a este parque tuvimos que pasar primero por Fianarantsoa donde aprovechamos para reservar el bus que tomaríamos en un par de días hacia Antananarivo. Nos recomendaron la empresa Cotisse y fue casi un lujo ver cómo emitían un boleto con nuestro nombre y silla asignada. Importante reservar el bus cuanto antes ya que las plazas se agotan rápidamente.

Al llegar a Ranomafana nos sorprendió lo verde de esta zona, un gran contraste con la gran deforestación que habíamos visto los días anteriores. Allí hicimos la caminata nocturna el mismo día que llegamos y un recorrido de 6 horas al día siguiente.

La caminata nocturna se hace en la carretera límite del parque y pudimos ver los lémures ratón, los más pequeños de todos, varios camaleones, arañas y ranas.

El recorrido en el parque se hace por diferentes senderos y nos sorprendió la gran cantidad de turistas que había con respecto a los lugares que habíamos visitado antes.

  • Alojamiento: Gite Le Rianala
  • Visita nocturna: 40,000 ariari (aproximadamente US$14)
  • Visita diurna: 184,000 ariari (aproximadamente US$63.5)

Andasibe

En este parque viven los lémures Indri que tienen dos características sobresalientes: son los más grandes de todos y hacen unos sonidos estridentes que se escuchan hasta a 2km de distancia.

 

En este parque también vimos lémures café, Sifaka, wolly y nos impresionó un insecto llamado Escarabajo Jirafa por el largo cuello de los machos.

  • Alojamiento: Mikalo
  • Visita Andasibe: 160,000 ariari (aproximadamente US$55)

Algunos datos sobre la fauna y flora de Madagascar, información tomada del centro de visitantes en Andasibe:

  • El país es el hogar de más de 10,000 tipos de plantas, la mayoría de las cuales no existen en ningún otro lugar en la tierra.
  • 90% de los árboles de la isla son únicos.
  • Sólo una docena de las 400 especies de anfibios y reptiles existe en otros lugares.
  • Prácticamente para todos los mamíferos de la isla, incluyendo los lémures, este es su único hogar en el planeta.
  • Inclusive dentro de las aves, con su capacidad para dispersarse, más de la mitad de ellas sólo se encuentra en Madagascar.

Antananarivo

No destinamos tiempo para la capital del país porque nuestro interés estaba más en sus atractivos naturales y solo estuvimos de paso. Nuestra impresión fue de una ciudad con un tráfico caótico, por ejemplo nos tomó una hora recorrer 4km el día que íbamos de salida hacia el aeropuerto, es insegura al punto que el taxista nos recomendó ir con las puertas aseguradas todo el tiempo y no usar el celular con las ventanas abiertas, no es recomendable caminar en la noche, como en la mayoría de las ciudades africanas, hay pocos andenes y las calles son muy sucias.

 

Cómo manejar el dinero en Madagascar

En un viaje de larga duración como el nuestro (en total casi 10 meses) lo más práctico es usar las tarjetas débito y crédito sin embargo cuando llegamos a Madagascar nos sorprendió que ninguna de nuestras tarjetas funcionó en los cajeros del aeropuerto y tuvimos que echar mano de algunos euros que teníamos para emergencias.

En el país no es común que los comercios reciban tarjeta de crédito, a excepción del supermercado Shoprite en Tana y del hotel de Ifaty en ningún otro lugar tuvimos la opción. Finalmente encontramos que nuestras tarjetas solo funcionaron en los cajeros del banco BFV el cual se encuentra en algunas ciudades del país, por lo tanto es importante planificar en qué lugares se puede sacar dinero y cuanto se necesitará.

La alternativa es tener euros, es una moneda ampliamente aceptada y se puede pagar con ella en algunos lugares o cambiar fácilmente por ariari.

 

Presupuesto para viajar en Madagascar de manera independiente

Si quieres hacer tu viaje a Madagascar por tu cuenta, como nosotros, estos fueron nuestros costos promedio diarios (para dos personas) en dólares:

  • Alojamiento: US$18.5
  • Alimentación: US$29.7
  • Transporte local: US$15.7
  • Para las actividades, los valores se detallan en cada destino ya que el precio es muy variable

 

Lo bueno, lo malo y lo feo: nuestra opinión sobre Madagascar

Lo bueno que hace único a este país es su riqueza natural y particularmente los lémures. Para nosotros que somos amantes de la naturaleza fue muy especial conocer diferentes tipos de lémures y verlos en casi todos los parques en los que estuvimos. Si este es tu caso, definitivamente vale la pena la experiencia.

Lo malo. Comencé este post hablando de reivindicarme con Madagascar y la verdad es que lo único “malo” que nos pasó fue que pocos días antes de terminar nuestro recorrido se confirmó un brote de peste pulmonar y la información era tan confusa que llegué a sentir pánico. En el hotel donde nos estábamos alojando en Andasibe, la hija del dueño que es médica y estaba de casualidad en el lugar nos advirtió del brote y nos dio unos antibióticos para que los tomáramos preventivamente. Buscamos información en internet y en efecto ya se habían confirmado varios muertos, la enfermedad es letal en menos de 3 días, el brote estaba muy cerca del lugar donde nosotros nos encontrábamos y los antibióticos ya se habían agotado en varias zonas del país. Nos tomamos la medicina luego de consultar con varios médicos cercanos en Colombia, en realidad me moría del susto de pensar que una enfermedad así pudiera darme y más en un país lejano, con un prospecto tan delicado y con una infraestructura tan precaria.

Y en realidad lo que hizo que mi estancia no fuera mejor fue todo lo feo de Madagascar.

  • Es un país muy pobre, donde cerca del 80% de las personas viven por debajo de la línea de pobreza, es decir, con menos de US$1.9 al día. Para ponerlo en perspectiva, en Colombia el porcentaje es del 6%.
  • Debido a la gran pobreza, para ellos cualquier turista es una fuente potencial de ingresos y todo el tiempo intentaban cobrarnos más de lo que realmente valen las cosas.
  • En una gran parte del país no hay agua corriente, ni siquiera en los hoteles, donde teníamos que bañarnos con baldes que llenaban para nosotros.
  • Hay mucha basura en casi todos lados. Los Parques Naturales, en contraste, los mantienen muy limpios.
  • Como ya mencionamos antes, hay una alta inseguridad, especialmente en las ciudades, donde es importante mantenerse alerta ante la delincuencia común.
  • Es más un problema nuestro que de ellos, pero muchas veces fue frustrante no podernos comunicar.

 

Otras recomendaciones

  • En la mayoría de los hoteles encontramos conexión wifi en las áreas comunes, nosotros compramos una tarjeta SIM prepago de la empresa TIM en el aeropuerto por 65,000 ariari, justo antes de salir de migración, sin embargo una vez se cruza la puerta hay mayor oferta con otras empresas.
  • El agua no es potable, se debe purificar o comprar agua embotellada.
  • Comimos casi siempre en restaurantes para turistas donde la oferta es principalmente comida francesa. A excepción de Tana, no encontramos restaurantes locales donde nos sintiéramos tranquilos con el estándar de limpieza y nos dio desconfianza. Para visitar los parques comprábamos lo necesario para hacer sándwiches de atún con tomate.
Debido a que no hay agua corriente en gran parte del país, es común ver a las mujeres lavando la ropa en la orilla de los ríos
Debido a que no hay agua corriente en gran parte del país, es común ver a las mujeres lavando la ropa en la orilla de los ríos

 

Tal vez te pueda interesar:

Te invitamos a suscribirte para que estés al tanto de todas las actualizaciones del blog:

Y a seguirnos en redes sociales:

Déjanos un comentario