Bali

Bali, 8 al 14 de abril de 2017

Es fácil enamorarse de Bali y es realmente difícil despedirse. Después de disfrutar del Parque Nacional Komodo, llegar a Bali fue como irnos a otro país. Desde el aeropuerto encontramos un lugar mucho más desarrollado y turístico, más organizado y congestionado, más hinduista y menos musulmana. Elegimos como destino principal la ciudad de Ubud, al norte de Denpasar (la capital). Una ciudad mediana en la que las calles estaban adornadas con postes de bambú (llamados penjor) y en cada rincón había ofrendas para los dioses.

Ofrendas a los dioses del hinduismo balinés
Ofrendas a los dioses del hinduismo balinés
Penjor: postes de bambú con motivo de Galungan
Penjor: postes de bambú con motivo de Galungan
Llegamos en medio de Galungan, la fiesta religiosa más importante del hinuismo balinés, el cual se derivó del hinduismo tradicional hace aproximadamente 500 años, mezclándose con las tradiciones animistas que tenían los moradores de las islas y es que en esta provincia la principal religión es la hindú, a diferencia del resto de Indonesia donde predomina la religión musulmana. En esta fiesta se cree que los espíritus ancestrales visitan la tierra y hay 10 días de celebraciones, comparsas de niños en las calles y “procesiones”, tradiciones que pudimos observar de manera privilegiada, en una celebración que ocurre cada 210 días según el calendario local.

Hay muchos atractivos turísticos en esta ciudad.  Nosotros elegimos visitar las terrazas de arroz de la caminata “Campuhan Ridge” las cuales quedan prácticamente en medio de la ciudad (a penas a unos pocos pasos de la calle principal), esta locación se hizo famosa por el libro (y la película) “Comer, Rezar, Amar”. También presenciamos un espectáculo de danza balinesa en el templo Saraswati (hay 10 cada noche, en diferentes lugares de la ciudad), probamos diferentes delicias en los warung (restaurantes locales), recorrimos las calles de su mercado central y algunos otros lugares turísticos como el palacio real.

Terrazas de arroz caminata Campuhan Ridge

Templo Saraswati

Templo Saraswati o templo de agua
Templo Saraswati o templo de agua

Para recorrer un poco más, alquilamos una moto por un par de días y visitamos los campos de arroz de Tegalalang, el templo “Elephant Cave” y estuvimos en Kuta (una de las principales zonas de playa a casi 2 horas de Ubud). Movilizarnos en moto fue divertido y estresante. La congestión vehicular es muy alta y hay que tener experiencia para sortear todo tipo de obstáculos, adicionalmente la policía (en la vía de Ubud a Kuta) es especialista en detener a los extranjeros por lo que es indispensable llevar el casco y la licencia de tránsito internacional. Después de pasar 4 días en Ubud, tomamos un bote rápido hacia Nusa Lembongan, otra de las islas de la provincia.

Campos de arroz de Tegalalang

Estos campos de arroz son llamativos por la forma escalonada sobre la montaña, sin embargo hay varios puntos en los que se pide una “donación” para su mantenimiento, y si no se paga (en cada estación) son groseros y obligan a los turistas a irse.

Elephan Cave (Goa Gajah)

Este centro de meditación tiene influencias hindú y budista con vestigios que datan inclusive del siglo VIII. Además de la cueva, en cuyo interior hay nichos para meditar y algunas estatuas (con referencia hindú), hay una piscina con fuentes y algunos templos (más recientes) alrededor.  El complejo lo complementan algunas ruinas del templo antiguo que fue destruido en un terremoto.

Kuta

Esta ciudad es famosa por su playa que se extiende por varios kilómetros, sin embargo la encontramos un poco abrumadora (por la cantidad de vendedores de todo tipo de comidas, bebidas y servicios). Nuestro plan inicial era visitar algunas otras playas más al sur, pero desde Ubud nos tomó casi 2 horas llegar y no quisimos avanzar más.

Nusa Lembongan y Nusa Ceningan

Cuando pienso en Nusa Lembongan, pienso en los atardeceres más hermosos que he visto en mi vida. De verdad que no quería que el sol se ocultara nunca, pero cada día era distinto y hermoso. Las imágenes hablan por sí mismas.

Además de disfrutar del atardecer, David tomó un tour de buceo con 3 inmersiones.

Nusa Lembongan es un lugar ideal para recorrer en moto ya que es una isla pequeña y fácil de navegar.

Nusa Lembongan está conectada con Nusa Ceningan por “el puente amarillo”.  En esta isla más pequeña lo que más nos gustó fue la laguna azul.

Pensamos que Bali sería un destino sobre valorado como tantos lugares turísticos famosos, sin embargo aunque sólo conocimos una parte muy pequeña quedamos sorprendidos de la autenticidad de su cultura, las delicias de su comida, la espiritualidad de su gente, la belleza de sus lugares. Un lugar en el que vale la pena dejarse enamorar.

Dream Beach
Dream Beach
Te invitamos a suscribirte para que estés al tanto de todas las actualizaciones del blog:

Y a seguirnos en redes sociales:

Déjanos un comentario